Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida en honor de S.E. el Presidente de la República Italiana, Sr. Sergio Mattarella

Palacio Real de Madrid, 11.16.2021

Señor Presidente,

Quiero comenzar mis palabras expresando el honor que para la Reina y para mí supone recibir a su Excelencia, junto a su hija Laura, y a la delegación que les acompaña en esta visita de Estado a España. Su presencia entre nosotros felizmente no es nueva desde que asumió la Presidencia; pero sí lo es con la solemnidad y simbolismo que caracteriza una Visita de Estado.

Sa bene che era attesa e desiderata, sia per la Sua persona sia per il lungo tempo trascorso dall'ultima volta che un Presidente della Repubblica Italiana visitó in questo modo il Regno della Spagna. Sean, por tanto muy bienvenidos a nuestro país.

Es mucha, intensa y realmente apasionante la historia que vincula a nuestras dos naciones, hijas del Mediterráneo y de Roma, vieja cuna de nuestra civilización. Italia y España son también hijas de Europa y herederas de dos tradiciones nacionales necesarias para comprender la Historia Universal.

Italia y España comparten la lealtad a la defensa de la libertad, el respeto y la promoción de los derechos humanos, la equidad social y el respeto a la justicia. Nuestra común pertenencia a la UE refuerza nuestros vínculos y nuestra corresponsabilidad como socios dentro y fuera de la Unión. Como miembros de la Alianza Atlántica, nuestros dos países también comparten la responsabilidad de mantener la paz y la seguridad junto a nuestros aliados. La amistad, la cooperación y la solidaridad definen actualmente las relaciones entre Italia y España. Quiero por ello transmitirle, Señor Presidente, en nombre de todos los españoles, nuestra simpatía y nuestro afecto.

Señor Presidente,

La estabilidad, el crecimiento económico y las mejoras en bienestar que hemos vivido en los últimos años se han visto gravemente afectados por una pandemia mundial que ha tenido efectos muy duros en nuestros dos países. Se trata de una pandemia que ha costado muchas vidas y mucho dolor, y que también ha tenido severas consecuencias socioeconómicas, que aún están afrontando nuestros ciudadanos.

Al igual que Italia, España está haciendo un gran esfuerzo para relanzar el crecimiento económico, luchando por superar las actuales dificultades, como tantas otras veces lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia. No debemos desfallecer en esta tarea y misión de enfrentarnos a las consecuencias de esta pandemia y de sentar las bases que nos permitan mirar hacia adelante con esperanza y optimismo. 

Quisiera destacar hoy el importante papel que ha tenido la UE para hacer frente a la pandemia. Una Europa unida es condición necesaria para lograr el progreso y el bienestar de nuestras sociedades, y para eludir el declive, la fragmentación e incluso la confrontación que llevaron a los europeos en otros tiempos a los momentos más dramáticos de nuestra historia.

De ahí el valor del proyecto de construcción europea, en el que debemos trabajar conjuntamente, Italia y España, para hacer una Europa más unida, democrática y próspera. Europa es portadora de un mensaje con vocación universal, debe servir como un ejemplo útil y virtuoso para el resto del mundo, y debe ser defendido por nuestros gobiernos con convicción y determinación.

"...Estoy seguro de que el futuro de una Europa integrada, dependerá, de que Italia y España cumplan con los compromisos asumidos en el marco del Next Generation EU; para garantizar así, tanto un beneficio económico y social claro de nuestros ciudadanos, como hacer posible la continuidad de la Europa que queremos..."

También ha sido gracias a Europa que nuestras relaciones bilaterales, a lo largo de todos estos años, han alcanzado un nivel tan alto de cooperación en distintos ámbitos, tanto económicos y comerciales, como de defensa, de seguridad, de educación y de cultura. 

También compartimos una visión del futuro de la Unión. Hemos estado juntos en grandes momentos de la construcción europea, compartiendo el compromiso de llevar adelante nuestros ideales. Por ello, hay que reconocer igualmente ─con humildad, pero también con orgullo─ la necesidad que el resto de Europa, y del mundo, tienen de la contribución de nuestras dos naciones. Como amigo y admirador de su país, quiero asimismo decirle que sin Italia no hay Europa. 

Partimos de grandes logros alcanzados en el proceso de integración europea, aunque nos encontramos ahora ante importantes retos para realizar nuestro proyecto común. Sin embargo, las actuales circunstancias que atraviesa Europa no deben llevarnos a perder de vista la esencia de nuestro objetivo. Cuando los desafíos se extienden desde el campo político y económico hasta el social y medioambiental, no cabe duda de que la confianza en la democracia y sus valores, y la solidez de nuestras Instituciones, al igual que la unidad de nuestros pueblos, nos permitirán mantener el rumbo y llevar a buen puerto nuestros esfuerzos comunes. España es un fiel aliado de Italia en esta empresa conjunta. 

Por todo ello, como Jefe de Estado de una nación amiga y aliada, quisiera hablar de la conveniencia de un mayor entendimiento y de una cooperación más estrecha si cabe entre nuestros dos países. Debemos trabajar conjunta, leal y eficazmente en todos esos retos y frentes que tiene el proyecto de construcción europea y de manera estrecha también con nuestros socios. Estoy seguro de que el futuro de una Europa integrada, dependerá, de que Italia y España cumplan con los compromisos asumidos en el marco del Next Generation EU; para garantizar así, tanto un beneficio económico y social claro de nuestros ciudadanos, como hacer posible la continuidad de la Europa que queremos.

Señor Presidente,

Como miembros de la familia europea y como países mediterráneos, compartimos también visiones, preocupaciones y esfuerzos ante los desafíos que se nos presentan en la cuenca sur del Mediterráneo, en Oriente Próximo, o en el África subsahariana, así como a aquellos que existen para nuestra vecindad europea oriental. Son todos ellos retos que requieren respuestas colectivas con pragmatismo, inteligencia y solidez política dentro del marco de la Unión, respuestas que deben conjugar los principios de responsabilidad y solidaridad, tanto entre los socios como con sus vecinos.

Las organizaciones multilaterales también constituyen una plataforma esencial para el diálogo y la cooperación en el mundo globalizado de nuestros días, especialmente las NNUU. Soldados italianos y españoles trabajan juntos en diferentes regiones del mundo en OMPs (Operaciones de Mantenimiento de la Paz) de la ONU, en misiones de la UE y de la Alianza Atlántica.

Pero existen también otros desafíos a la paz y la seguridad mundiales de naturaleza diversa. El cambio climático es uno de los más urgentes y requiere el consenso necesario y el esfuerzo común de los distintos actores implicados para frenar el deterioro medioambiental. Los próximos años deben ser un período de consolidación de las energías limpias y renovables, y también los de un modelo económico más ecológico y sostenible, basado en la corresponsabilidad entre todos los actores públicos y privados. Este es otro ámbito en el que España e Italia pueden trabajar juntas.

Señor Presidente,

El éxito de esta empresa colectiva, en la que la UE está plenamente implicada, es fundamental para las generaciones venideras. De Gasperi dijo que nuestro proyecto “sólo puede hacerse animando a las fuerzas nacionales con los ideales comunes de nuestra historia y dándoles como campo de acción las experiencias distintas y grandiosas de la civilización común europea”. Por ello, a pesar de los importantes desafíos actuales para nuestros países, estoy convencido de que avanzaremos con éxito hacia nuestros objetivos comunes en Europa y en el mundo, Italia y España juntas, porque tenemos nuestra mirada en un mismo horizonte.

De este modo y por todas estas razones, Señor Presidente, quiero levantar mi copa −con Vuestra Excelencia y con todos ustedes− con la seguridad de que a ese futuro compartido de paz y prosperidad contribuirá decisivamente la estrecha amistad que une a nuestras dos grandes Naciones.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Bideoa

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida en honor de S.E. el Presidente de la República Italiana, Sr. Sergio Mattarella